¿Por qué evitar la comparación del uso de lengua de nuestros hijos plurilingües con el de los monolingües?



Los ojos son el reflejo del alma, se suele decir. Lo mismo podemos formular sobre nuestro uso de lengua ya que revela similarmente mucho de nosotros. Pedagogos, logopedas y psicólogos comprueban a través de ello el nivel de madurez, cognitivo o el estado emocional del niño. Originariamente estos exámenes como otros medios de reconocimiento fueron creados para medir el desarrollo lingüístico de alumnos monolingües que muestra una evolución lineal y por eso es segmentable según la edad para luego poder dar unas pautas claras sobre las expectativas de cada fase del crecimiento del niño.   

Sin embargo, dicha línea, en el caso de una persona plurilingüe, se convierte en un sistema complejo. Ya que mientras el aprendizaje de solo dos lenguas puede ocurrir de dos maneras desde el punto de vista de la cronología, o sea simultáneamente o uno después del otro, en caso de la entrada de nuevas lenguas el número de las variantes crece exponencialmente. Y además la evolución lingüística puede ser incluso decreciente es decir se puede desaprender una o varias lenguas. En la imagen de Cenoz, que fue creada para mostrar la situación en el caso de tres lenguas, se ven claramente estas diferencias: 

                 L1                             L2                              L3                

                            L1+L2                                                  L3               

                L1                                               L2+L3                              

                                               L1+L2+L3                                               

Es obvio que el niño puede alcanzar un alto nivel de uso en cada uno de estos idiomas sin embargo pueden surgir problemas en la evaluación si se les compara con sus compañeros monolingües. Ya que eso depende en cuál lengua se hizo el examen y en qué fase.  Aunque un alumno plurilingüe destaque en el conjunto de su vocabulario, puede tener deficiencias temporales en uno o en otro y también es posible que utilice formas gramaticales más simples que sus compañeros monolingües de la misma edad, debido al hecho de que está aprendiendo varios sistemas gramaticales al mismo tiempo. Las diferencias van a reducirse durante el proceso de aprendizaje y poco a poco podrá alcanzar el nivel que le corresponde.

El plurilingüismo en sí no causa ninguna patología no obstante tampoco genera inmunidad contra estas. Es decir, un alumno plurilingüe puede sufrir dislexia, pero no es disléxico por ser plurilingüe. Sin embargo, a veces sucede que se dan diagnósticos equivocados de plurilingües confundiendo los fenómenos sanos con las anomalías o se descuidan problemas reales atribuyéndolos al plurilingüismo.

Por eso es muy importante asegurarse antes de acudir a cualquier examen si tienen en cuenta el plurilingüismo. Es recomendable también preguntar, al buscar guarderías o colegios, si su sistema de evaluación considera estas características. 

 

 

Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .